lunes, 5 de noviembre de 2018

Expertos rusos tienen en sus manos devolver el oro a la cúpula del Capitolio cubano

La cúpula del Capitolio de La Habana se somete a "una compleja y profunda restauración" que le devolverá su antiguo color dorado, informó la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).
Especialistas de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) realizan primero labores de limpieza en la fachada, fortalecen las estructuras de hormigón y acero y rescatan elementos decorativos, mientras expertos rusos serán los encargados de colocar láminas bañadas en oro en la cima del emblemático edificio, tal como fue originalmente.
El costo del laminado, según trascendió en la prensa local rusa en agosto pasado, fue asumido por los fondos federales de Moscú por un valor de 9,6 millones de dólares al cambio actual.
A cargo de los rusos también está la realización de un proceso similar en la Estatua de la República en el interior del edificio.
El centellador, un artificio que hizo del Capitolio cubano un pionero en su época en este tipo de tecnología, también será rescatado, junto a la instalación de un moderno sistema de luces LED alrededor de toda la fachada.
Mariela Mulet Hernández, jefa del estatal grupo de inversiones Prado, de la unidad presupuestada inversionista de la OHC, explicó al medio oficial que la rehabilitación de la cúpula es una de las labores más complejas en el programa de conservación integral de la institución.
Dijo que antes de comenzar la intervención constructiva se realizó un estudio para comprobar la fortaleza de las placas que conforman la cúpula. Se determinó que no era necesario reforzarlas, pero fue preciso sustituir en determinados casos las piedras que componen algunos nervios, para fortalecerlos.
En este nivel se procede a la instalación de modernos sistemas de seguridad, electricidad, hidráulica, entre otros.
Por la simetría y el detalle en todos sus elementos decorativos y arquitectónicos, la cúpula es una de las zonas de mayor relevancia en el Capitolio, cuyas obras de restauración se encuentran alrededor del 80% de desarrollo y deben concluir el año próximo.
Actualmente trabajan en las obras alrededor de 350 obreros y los departamentos inversionistas Prado y Obispo, de la OHC, que también asumen el mantenimiento en las áreas restauradas, donde se encuentran la Asamblea Nacional del Poder Popular.
El proceso para la restauración completa del Capitolio Nacional comenzó en 2010 con una inversión cercana a los 150 millones de pesos cubanos (unos seis millones de dólares), según datos de la Oficina del Historiador de La Habana.
El Capitolio fue inaugurado en 1929, bajo el Gobierno de Gerardo Machado. Considerado una réplica casi exacta del Capitolio de Washington, costó unos 16 millones de dólares y se emplearon generosas cantidades de mármol, bronces y maderas preciosas para sus escaleras, columnas, pórticos, mobiliario y lámparas.
Diseñado por los arquitectos cubanos Raúl Otero y Eugenio Rayneri Piedra y abierto después de tres años de construcción, el Capitolio acogió las dos cámaras del Congreso. Después de enero de 1959 se convirtió en asiento de varias instituciones científicas cubanas hasta que en 2010 fue entregado a la OHC para su restauración con un avanzado estado de deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario