lunes, 17 de diciembre de 2018

Machado Ventura vaticina el resultado de la zafra: '¿Para qué queremos centrales si no tenemos caña?'

José Ramón Machado Ventura, quien chequea en las provincias cubanas la marcha de la zafra azucarera, advirtió este domingo que es necesario "un esfuerzo nacionalmente para plantar más caña, porque el país no puede darse el lujo de gastar recursos y alistar los centrales para moler apenas 100 días", reportó el diario Granma.
A pesar de que los cortes y molienda han iniciado, en recorrido por Ciego de Ávila, el segundo secretario del Partido Comunista pidió agilizar la siembra de caña en el período enero-abril para en el futuro inmediato lograr zafras de 150 días o más.
"¿Para qué queremos centrales si no tenemos caña?", se quejó el funcionario.
Machado Ventura también dijo que había que elevar el rendimiento agrícola y comenzar una nueva era con plantaciones que superen las 100 toneladas por hectárea, sobre todo en las zonas bajo riego, en las que la provincia de Ciego de Ávila tiene potencialidades.
Al particularizar sobre la arrancada de la zafra azucarera 2018-2019, Julio García Pérez, presidente del grupo azucarero AZCUBA, dijo que Ciego de Ávila es un fundamental en las aspiraciones del país de producir más azúcar y hacerlo con eficiencia.
De los cuatro ingenios existentes en el territorio, el Ciro Redondo y el Primero de Enero adelantaron su arrancada, al igual que lo hará el Enrique Varona a finales de diciembre; el central-refinería Ecuador entró en funciones este domingo con seis días de atraso.
Machado Ventura había pedido en octubre a los trabajadores de la industria azucarera producir más de 1,7 millones de toneladas de azúcar sin refinar durante la presente cosecha, después de los malos resultados en la temporada precedente.
"La zafra (azucarera) pasada fue difícil, 300.000 toneladas, que ya estaban vendidas, se dejaron de producir", dijo el funcionario.
La industria azucarera cubana rara vez cumple sus planes, pero la necesidad es especialmente apremiante este año, luego de la pobre cosecha de 2017-2018. Por primera vez en casi una década, el Gobierno ha importado azúcar refinada de Francia para poder cubrir las necesidades domésticas.
Cuba, antigua exportadora de azúcar, produjo 1,8 millones de toneladas de azúcar sin refinar en 2016-2017 y exportó 1,1 millones de toneladas métricas, según la Organización Internacional del Azúcar.
Una prolongada sequía, el azote del huracán Irma, en septiembre pasado, y las lluvias fuera de la temporada devastaron la cosecha. Durante la pasada zafra 2017-2018 solo se produjo poco más de un millón de toneladas de azúcar crudo.
Ese resultado se iguala al de la temporada 2009-2010, la peor en más de un siglo y considerada el momento en que tocó fondo esta industria que décadas atrás había sido la locomotora económica de Cuba.
En sus momentos de esplendor en la segunda mitad del siglo XX la industria azucarera llegó a producir hasta ocho millones de toneladas de azúcar, pero desde hace años no logra el despegue para recuperar los resultados de otros tiempos.  A mediados de junio, Lourdes María Castellanos, directora de relaciones internacionales de AZCUBA, dijo que "la próxima zafra se adelantará lo más que se pueda para satisfacer el consumo local".
Castellanos añadió que las autoridades además recurrirían a sus reservas y a lo que sería un "pequeño recorte en las exportaciones, no en el consumo nacional". Cuba consume entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar al año y tiene un acuerdo para vender a China 400.000 toneladas anuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario