A 101 años de su nacimiento: “No ha nacido otro como el Benny” - Radio Archipiélago Siempre Contigo

La radio que te acompaña donde tu vas

Lo último

Post Top Ad

Compartir en

lunes, 24 de agosto de 2020

A 101 años de su nacimiento: “No ha nacido otro como el Benny”

El Instituto Cubano de la Música y otras instituciones culturales rinden hoy tributo online a Benny Moré, a propósito del Aniversario 101 del natalicio de “El Bárbaro del Ritmo”.

Conocido como El Bárbaro del Ritmo, triunfaría en La Habana,  México, Venezuela... pero cuando vio la luz por vez primera el 24 de agosto de 1919 en Cuba, ni siquiera poseía el nombre que lo llevó al estrellato.

En el modesto pueblo Santa Isabel de las Lajas, al cual cantaría después, una zona rural de la racista Cuba prerrevolucionaria, nació como Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, el primero de 18 hijos de una familia negra y pobre cuyas necesidades le obligarían a cambiar la escuela por el trabajo al terminar cuarto grado.

Aunque se sabe que su primera guitarra la compró a los 17 años, cuando ya vivía en la capital cubana, cuenta una leyenda que, 11 años antes, había replicado con sus propias manos ese instrumento musical y así aprendió a tocar.

Lo cierto es que con la que pudo costear siendo apenas un adolescente subsistió algún tiempo, tocando en bares y cafés. Así comenzó su vida bohemia, que durante casi cuatro años oscilaría entre hoteles, restaurantes y prostíbulos, actuando para turistas en los muelles de La Habana Vieja, paseando por el marginal barrio de Belén.

La suerte le sonreiría definitivamente cuando se le abrieron las puertas del famoso Trío Matamoros. Corría 1945 y Miguel Matamoros, guitarrista, compositor y cantante, regresaba de un viaje.

De inmediato debía cumplir un compromiso laboral que su grupo había contraído anteriormente, pero estaba disfónico.

Siro Rodríguez, uno de los intérpretes de Matamoros, lo había escuchado en un bar y, gracias a sus referencias, Bartolomé cubrió en aquella ocasión. Luego, ya probado el talento que lo investía, se quedaría fijo y ganaría la plaza de cantante principal, cuando Miguel decidió dedicarse por completo a la dirección musical.

                                                  Miguel Matamoros y Benny Moré.

Ese mismo año viajó con el conjunto Matamoros a México, donde actuó en cabarets y realizó varias grabaciones, sin embargo, allí se separaría del grupo al terminar el contrato, pues mientras los demás integrantes decidieron regresar a La Habana, Moré permaneció en la tierra azteca.

En México se casó, hizo un dúo con Lalo Montané, grabó con la RCA Victor junto a la orquesta de Mariano Mercerón e incluso con Dámaso Pérez Prado. Ahí empezó a conocérsele como El Príncipe del Mambo y se dice que, también en esa tierra, adoptaría el nombre que a 101 años de su nacimiento sigue siendo invocado: Benny Moré.

En el año 1953, cuando ya sonaba en la radio, se decidió a formar su propia orquesta, que aunque respondía al formato de una jazz band por los instrument

os seleccionados, tocaba música cubana. Incluyó en ella a algunos de los mejores instrumentistas del país.

La primera actuación de la Banda Gigante fue en la emisora CMQ y el grupo mostró una gran organización melódica, además de que contaban con el talento de saber improvisar.

Entre 1956 y 1957 estuvieron de gira por Venezuela, Jamaica, Haití, Colombia, Panamá, México y Estados Unidos, donde actuaron en la ceremonia de entrega de los premios Oscar.

Al triunfo de la Revolución cubana, muchos artistas abandonaron el país. Cuando le proponen a Benny Moré emigrar con tentadores contratos, él los rehúsa categórico: “Ahora es cuando yo me siento un hombre con todos los derechos en mi país. De aquí no me saca nadie. No me interesan los dólares”.

Actúo por última vez con su orquesta el día 16 de febrero de 1963, en el pueblo de Palmira, poblado a cientos de kilómetros de La Habana, poco antes había vomitado sangre, pero en esas condiciones subió al escenario y cantó como nunca.

Luego de eso tardaron en atenderlo en un centro con todas las condiciones, en La Habana insistiría en ver a sus hijos e ir a su casa y la aparente mejoría del día 17 retrasaría su ingreso a un hospital hasta el 18. Cuando llegó ya su condición era irreversible, complicaciones pulmonares y renales lo mantuvieron sin conocimiento hasta el 19, cuando murió a los 43 años.

Por petición expresa del artista, sus restos fueron sepultados en su pueblo natal, Santa Isabel de las Lajas.

El Benny fue ídolo de los bailadores y de los amantes de lo genuinamente autóctono de la música cubana, a pesar de que demostró capacidad para entonar otros ritmos como el merengue.

Su estilo era único, la voz providencial. Es considerado uno de los cantantes cubanos más polifacéticos y pese a vivir una época con preponderancia de elementos foráneos en la música, supo mantenerse fiel a sus orígenes.

El Bárbaro del Ritmo, como lo bautizaron en la radio cubana, era un espectáculo por su carácter risueño y espontaneidad. Su vestimenta -chaquetas hasta más abajo de la mitad del muslo y pantalones anchos con tirantes- también lo hacía inconfundible.

Canciones como Dolor y Perdón, Bonito y Sabroso, Qué Bueno Baila Usted, Cienfuegos y Santa Isabel de las Lajas han trascendido como patrimonio cultural de Cuba y del continente.

La generosidad que sus allegados le alabaron por décadas, incluso después de su fallecimiento, los principios que lo guiaron en el trabajo con su grupo y la entrega al pueblo que lo amó apasionadamente, explican por qué en más de un siglo no ha nacido otro como el Benny.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Compartir en